Marketing

Autonamings

Este breve artículo tiene dos propósitos. Uno, recomendarles que sigan a la gente de Masters of Naming en las redes sociales. Se dedican a compartir nombres absurdos/divertidos/creativos de tiendas, lugares, objetos, personas. Cada uno de sus posteos es una felicidad absoluta. El segundo propósito es, francamente, apropiarme de un posteo reciente de Masters of Naming en el que consignan varios namings de autos que a los hispanohablantes nos resultan graciosos. Arrancamos.

  • Sospecho que todos conocemos ya el tremendo caso del Mitsubishi Pajero, que en los países de habla hispana cambió su nombre, no sin cierta lógica, a Mitsubishi Montero. Lo que yo no sabía es que hubo un modelo que se llamó Mitsubishi Pajero Solitaire. Un hallazgo.
  • La marca Lamborghini es famosa por su lujo, elegancia y potencia. Pero tuvo un modelo llamado, por alguna razón, Lamborghini Reventón. Así, en castellano y con tilde. Espero que el nombre no se refiriera al estado de las ruedas.
  • El Nissan Moco nunca se comercializó en países de habla castellana, pero su leyenda sí nos llegó. Encima el auto era chico y hasta venía disponible en color verde.
  • Mazda lanzó un auto muy especial en 1996 y lo vendió durante los siguientes diez años. No se conoció en países hispanos pero sí en los Estados Unidos donde, como sabemos, hay una enorme comunidad que habla en castellano. Imaginen su sorpresa al ver un auto llamado Mazda Laputa.
  • Este Ford nunca pasó de ser un prototipo, pero su nombre perdura en la memoria: Ford Corrida. Se lo puede interpretar como una alusión a los toros, pero es preferible verlo como un fuerte chiste sexual.
  • Se lo conoce más como el Kia Mohave, pero en ciertos países fue bautizado como Kia Borrego. Más allá de su significado de cría de la oveja, la palabra también refiere a alguien acostumbrado a obedecer ciegamente. Tal vez es un auto muy dócil.
  • Se sabe que Toyota tuvo problemas porque la banda terrorista ISIS suele usar sus vehículos. No se sabe tanto que Toyota fabricó, hasta 2017, un modelo llamado directamente Toyota Isis.
  • Audi tuvo su modelo denominado Audi Q3. Hasta acá no parece haber ningún problema, salvo que en España, “cutre” (cu-tres) significa pobre, sucio, de baja calidad. Linda manera de vender un auto.
  • Este modelo de Fiat se lanzó en la Argentina, entre otros países. Su nombre, Fiat Marea, provocó innumerables chistes del tipo “Fiat Marea, Peugeot da náuseas” y otros por el estilo.
  • Otra vez Toyota, en este caso por un modelo cuyo nombre pretendía describir literalmente sus beneficios. De forma no muy original se llamó Toyota Avanza Veloz.
  • El último caso es especialmente significativo en España: se trata del Ford Figo. Figo es un jugador portugués que, en su momento, pasó del Barcelona al Real Madrid, lo que, obviamente, enfureció a los fans culés. Algunos de ellos se referían a este auto como “Ford Judas”.

(Fuente: Masters of Naming)

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close