Creatividad

La pasión nubla la razón

Para que nadie lo dude, estoy usando un concepto propuesto por Kevin Roberts, solo que el habla de emociones y específicamente del amor (Lovemarks).

Últimamente he platicado con músicos, diseñadores, pintores y alguno que otro artista, todos los caminos sobre la felicidad nos llevan al lugar común de la “pasión”. Cuando tuve la oportunidad de dar conferencias en varias universidades, invariablemente les decía que se entregaran a su pasión, pues sigo pensando que es el único camino para lograr la total satisfacción personal.

Vengo de una generación donde lo correcto era conseguir un buen empleo y en tus tiempos libres podías dedicarte a lo que te apasionaba, soy de esa generación que en casa le decían que entregarse a la pasión era un asunto casi pecaminoso.

En estos tiempos vemos como la gente defiende apasionadamente sus corrientes políticas y, aunque se escuche contradictorio, creo que puede ser el reflejo de una ausencia de pasión. Sin duda les emociona la posibilidad de un cambio y eso los hace que dicha emoción nuble la razón… No puedo decir que esté mal, pero creo que la pasión creadora, la pasión que inventa, la que nos hace volar es una pasión personal, solitaria, individual y muy egoísta.

Tengo serias dudas con la pasión de las masas, me parece que detrás siempre hay alguien que usa la razón para encaminar el ánimo de la gente… ¿les suena conocido publicistas? ¿no hacemos anuncios emocionales para contagiar a la gente de ese mismo ánimo? ¿Somos tan iguales a los políticos?

Pero este artículo va enfocado a la pasión personal. Les decía que mi generación es esa que se ilusionó al entrar a la universidad y un gran número terminó trabajando en algo que no tenía que ver con lo que estudió porque no había chance, porque alguien salió embarazado, porque urgía lana, por atender el negocio familiar, etc. Muchos de los que tomaron ese empleo porque no hubo de otra, usaron la razón para matar la pasión. Pusieron todas las razones para no entregarse a la pasión ¿Cuál es la consecuencia? Una sociedad que ve mal que la gente grite, pinte o baile. Veo en las agencias a mucha gente quejosa por el horario, por el sueldo, por el cliente, porque no hacen materiales de premio. Veo pocos entregados a la pasión, casi nadie enloquece con lo que hace…

Por lo que veo, esta generación no es muy diferente a la anterior, probablemente tengamos otros problemas, pero siguen siendo conservadores en su propia vida, no apuestan, no arriesgan… no se apasionan

Si alguien me quiere escribir, esta vez no lo haga, primero busquen que les apasiona y después entréguense a eso en lugar de perder el tiempo buscándome.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close