Publicidad

La trascendencia de la mente (1): Transferts

La paz del final del año sirve para ponerse a mano con algunas cosas que se nos van rezagando y para descubrir otras con la calma para dedicarles un buen número de horas, así fue como llegué a dos series extraordinarias de ciencia ficción que son, además de buenas series, una reflexión acerca de la evolución de la tecnología.

La primera de ellas es una producción francesa de 2017 que hace poco se añadió al catálogo de Netflix. La miniserie de seis capítulos se llama Transferts. La historia narra la muerte de un hombre llamado Florian Bassot, el hombre se ahoga durante unas vacaciones con su familia y es mantenido en coma. Florian despierta cinco años después gracias a los adelantos de la ciencia, sólo existe un problema: no se encuentra ya en su cuerpo. Florian ocupa el cuerpo de un Capitán de Policía llamado Sylvain Bernard. El cuerpo y la conciencia de Florian han sido preservados por su esposa y un familiar cercano al proyecto de transferidos, con la esperanza de en un momento poder recuperar a su esposo. Bernard, por su parte no es un policía común y corriente, es miembro de un cuerpo especializado de la policía, dedicado a perseguir a aquellos que han transferido su conciencia a otro cuerpo. Para muchas personas estos transferidos son una aberración no sólo de la ciencia y la naturaleza, sino que van en contra de las mismas leyes de la iglesia cristiana.

La historia creada por el guionista francés Claude Scasso y el productor y escritor Patrick Benedek resulta en una primera lectura un excelente thriller pero la historia va más allá de una simple historia de intriga. Los elementos del thriller están en la serie junto con un argumento extraordinario. Un retrato de la sociedad polarizada en la que vivimos, recreada en una metáfora que nos presenta abiertamente a favor de los transferidos y aquellos que los rechazan, que los delatan, que los discriminan, todo unido a una política de gobierno que al cambiar de presidente cambió de manera radical el status de los transferidos de legal a ilegal y, como siempre, corrupción en todos los niveles de sociedad. Desde aquel que justifica el ser transferido alegando la búsqueda por perpetuar su forma de vida, a quien es corrupto sólo para adquirir poder, para imponer sus ideas religiosas y llevar a cabo negocios corruptos. Incluso la creación de un campo de concentración para los transferidos es justificada en aras de un supuesto bien mayor.

La serie plantea preguntas tan sencillas y difíciles de contestar como ¿si alguien que de pronto se ve en otro cuerpo es capaz de aceptar esa nueva y sencilla realidad?  A veces como en el caso de Florian, la espera dura hasta encontrar un cuerpo en teoría adecuado a él como lo es el de Sylvain, aunque sean dos hombres totalmente distintos; un policía corrupto y racista que lucha en contra de los transferidos y un carpintero, dedicado a su oficio y a su familia, como lo fue Florian. En otros casos la transferencia crea personajes extraños por la premura con la que se llevó a cabo dado la necesidad de realizarla, personajes incapaces de adaptarse a una nueva realidad. Uno de los personajes más memorables de la serie es un mafioso que busca vengar el cruel asesinato de su esposa y de sus pequeñas hijas. El asunto es que el único cuerpo al que puede ser transferido este hombre violento es al de una niña de secundaria. Pili Groyne es la joven actriz, de tan sólo 16 años, encargada de personificar a este complejo personaje y lo hace de maravilla, lo que suma de una manera muy importante a la trama y a la verosimilitud de la serie.

El cuerpo cambia, no así la persona. El cuerpo cambia y la inmortalidad a veces molesta, aburre y hasta cansa. Sí reconocerse así mismo en un cuerpo extraño puede convertirse para los transferidos en un problema psicológico y de rechazo al cuerpo, el encontrar al otro, al amado en un cuerpo o en una mente diferente como le sucede a Béatrice la amante y compañera de trabajo de Sylvain y a Sophie, la esposa de Florian. O para la hija de Florian la carga de saber la verdad y confrontar al mismo tiempo el adoctrinamiento escolar la lleva a cometer un acto de miedo y amor que resulta negativo en el desarrollo de la trama.

Pero en ese adoctrinamiento está como siempre la posición hipócrita y mercenaria de la iglesia católica personificada en un joven sacerdote, el padre Luc, carismático, ambicioso, sediento de poder y que no tiene el menor remordimiento en venderse como una mercancía, aprovechando a un grupo de bots que en confesionarios caseros se limitan a escuchar a los pecadores y sus pecados, sin que esto realmente importe y explotando la ingenuidad y la fe de los creyentes. En realidad, el padre Luc es solo uno más de esos sacerdotes mercenarios de la iglesia católica aunado a las causas más oscuras y opuestas a lo que predica.

Pero ninguno de los puntos de reflexión o crítica está marcado como un punto que resalte como parte de una escritura sesgada, nada se separa de la amalgama de la trama, del tejido de la narración de la historia. Los pequeños actos y descubrimientos, actos de poder y de arbitrariedad forman parte de la serie como lo hacen de la vida cotidiana. La discriminación, el egoísmo, el hedonismo, la ambición, el dolor humano, la ética y los adelantos técnicos y médicos forman una miniserie extraordinaria, que en muchas cosas recuerda a grandes obras sobre la mente como Blade Runner y la novela de Philip K. Dick en la que se basa, o la cinta Total Recall de 1990 y remake reciente basada también en una historia de Dick, la mente y su manipulación, su creación son algo que nos debe preocupar porque es hacía donde parecen dirigirse una parte importante de las investigaciones actuales y el preservar nuestra individualidad en el tiempo es un sueño cada vez más común en la sociedad, muchas veces sin importar las consecuencias. Al parecer Transferts es una miniserie y nadie debería intentar una segunda temporada que podría acabar con la historia.

Se acabó el espacio y en la próxima entrega les contaré acerca de la segunda serie que me gustó mucho este fin de año.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close