Entretenimiento

La trascendencia de la mente (2); The Feed

Entre los contenidos originales de Amazon Prime a finales del año se estrenó la serie inglesa The Feed. Una serie que extiende conceptos manejados con anterioridad en episodios de Black Mirror. ¿Qué pasaría si todo el Internet estuviera en tu cerebro, si las aplicaciones y la comunicación con otros seres estuvieran encriptados en la mente de los seres humanos?, ¿quién detendrá a las mentes perversas y totalitarias de los empresarios dueños de esta tecnología?, ¿hasta dónde llega la ambición del creador del sistema y de su esposa por desarrollar un producto tan destructivo del ser humano que manipula y borra la memoria para acomodarla a su ambición?

La serie está basada en una novela homónima escrita bajo el seudónimo Nick Clark Windo por el actor y también productor Nick Ashdon. Fue producida por Sara Murray y Stephen Lambert junto con Clark Window.

The Feed cuenta la historia de ambición de la familia Hatfield. Lawrence, el padre de la familia, es un distinguido y multimillonario científico que ha desarrollado una plataforma llamada “The Feed”, que ha logrado hacer desaparecer cualquier dispositivo para tener al ser humano conectado a la red. La aplicación va entrelazada con la actividad cerebral normal de cada individuo y permite realizar “llamadas telefónicas” desde la mente, revisar los posts de amigos en las redes sociales, “googlear” a los recién conocidos, grabar y postear videos para ganar dinero.

La serie inicia cuando —durante la boda de uno de los dos hijos de los Hatfield, la familia más rica del mundo, y la heredera de la familia más rica y poderosa de Japón— se lleva a cabo un atentado en contra del novio, Ben Hatfield y la atacante es detenida por su hermano Tom y la mujer que acaba de conocer en la boda. Kate, una norteamericana que en un par de secuencias se habrá convertido en la mujer de Tom y esperan juntos a su primera hija. Para ese momento Ben se encuentra ya separado de su esposa y vive encerrado en su oficina haciendo uso obsesivo de una aplicación de pornografía que reproduce a su ex esposa.

Kate es la mejor amiga de Evelyn Kern, la programadora estrella en la empresa de los Hatfield (The Feed) y por lo tanto, es persona cercana a Lawrence Hatfield. Evelyn tiene un novio que se llama Max y que es parte de la minoría que no es afecta a The Feed. Finalmente, está Meredith Hatfield, la esposa de Lawrence una verdadera arpía con complejo de querer ser Lady Macbeth.

Tom es psicólogo y atiende a un joven adicto a The Feed, que si se desconecta se vuelve totalmente incapaz de funcionar, incluso llega a sufrir convulsiones si no está ‘conectado’. Lawrence, su padre, le pide a Tom su ayuda como terapeuta para ayudar a un joven ruso, hijo de uno de los socios de la aplicación que ha desaparecido. Este joven, de nombre Dimitri, fue el último en tener comunicación con el ejecutivo. Tom descubre a través de meterse en las memorias del joven almacenadas en The Feed que Dimitri asesinó a su padre. Y al comparar el caso de Dimitri, con el de la joven que atentó en contra de su hermano, descubre que existen similitudes y lazos comunes a pesar de que estos dos jóvenes jamás se han visto en la vida. A esto se suma un hackeo a The Feed que hace que todas las personas en occidente sean invadidas con secuencias de imágenes preparadas por un grupo subversivo.

Como en toda democracia, existen aquellos que hablan de las consecuencias negativas de la aplicación y la forma de vida a la que ésta conlleva; personas que viven desconectados lo más posible; y los que de manera total, los más radicales. Como en toda tiranía existe una oposición; la joven ayudante de cocina que intenta matar a Ben, el joven ruso que mata a su padre, ambos han sido hackeados en su Feed por una fuerza revolucionaria radical que quiere atacar a Lawrence Hatfield todo lo que representa y a su aplicación adictiva y que además exprime económicamente a los usuarios, pues tiene un costo. Lo que ciertos gobiernos y personas siniestras y aberrantes como Mark Zuckerberg están intentando hacer con la humanidad en este momento. Los proyectos que acaba de revelar el magnate de Facebook son cercanos a lo que plantea la serie. The Feed es una analogía que hace referencia a las redes sociales, a la enferma monetización de videos sin sentido y contenidos negativos y amarillistas, así como al negocio millonario que es el big data. A una sociedad de jóvenes que pretenden ganarse la vida de una manera fácil conectados a Internet 24/24. Están los inversionistas y las personas que protegen esa inversión sin importar cual es el costo social o en vidas humanas que se tiene que tomar para que su dinero y su forma de vida no se vean afectadas.

Pero además otros de los temas que se ponen sobre la mesa, tiene que ver con un tema científico que nos preocupa también desde hace un par de décadas; manipular el ADN humano para que lleve integrado una aplicación, en la serie The Feed, y así estar conectado desde el útero materno con el mundo exterior. Lawrence argumenta que esto es ayudar al ser humano a ser mejor, evolucionar. Para su propio hijo Tom esto es un acto contra natura.

La serie es una muestra de gran escritura y grandes actuaciones. Tal vez como se resuelven los últimos dos capítulos no están a la altura de los demás. Tenemos razones para esperar la segunda temporada con unos Cliffhangers que son lugares comunes y no muy fuertes, pero dejan suficientes cabos sueltos que queremos ver resueltos, empezando por ¿Quién está realmente detrás del grupo terrorista que ataca y hackea The Feed?

Las actuaciones más relevantes de la serie son la de David Thewlis, que interpreta a Lawrence Hatfield y sus grandes momentos cuando enfrenta a Tom y cuando enfrenta a Kate, por separado a cada uno, acerca de uno de sus experimentos más intrusivos y poco éticos. Clare-Hope Ashitey quien en su papel de Evelyn Kern muestra su capacidad histriónica con la evolución de la jovial y frívola programadora a la fría mujer en busca de entender el mal que ha caído del otro lado de su cama y cómo enfrentarlo para impedir una catástrofe y lograr una venganza personal. Michelle Fairley, que interpreta a la maquiavélica Meredith Hatfield, a quien lo único que le interesa es poder comercializar la aplicación.

La primera temporada es sólo, de acuerdo con información que he encontrado en Internet, el primer capítulo de la novela, por lo que podemos esperar desarrollo de la serie a lo largo de un número de temporadas mayor a tres o cuatro. La serie inició de gran forma, esperemos que se mantenga y pueda llegar a puerto de buena manera y no a tropezones porque se cancele después de la segunda entrega.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close