Marketing Deportivo

Mediocridad ganadora: LigaMx

Las ligas deportivas se califican como negocios, algunas de ellas son exitosas, generalmente gracias a una mayor inversión por partes de los clubes, la espectacularidad de los equipos, los jugadores y la competitividad entre los equipos. Ligas como NFL, MLB, LaLiga Santander, NBA, Bundesliga, La Premier League son marcas triunfadoras y reconocidas a nivel mundial que generan miles de millones de dólares al año a los dueños de los equipos y a las mismas ligas.

Entre las ligas deportivas conforme a sus ganancias, el primer lugar en el mundo en 2019, de acuerdo con la revista Forbes, lo tuvo una pequeña liga regional: la NFL; 26 de los 32 equipos de la NFL aparecen en la lista de los 50 equipos más lucrativos del mundo. En la lista se encuentran, 8 equipos de fútbol soccer: Real Madrid en el sitio número 3; Barcelona en cuarto sitio; Manchester United, en sexto; Bayern Múnich en el lugar 17, de ahí no encontramos otro equipo de soccer hasta el lugar 32, donde está el club inglés Chelsea, 10 lugares abajo (en el sitio 42) se encuentra el Arsenal, otro equipo inglés, y finalmente en el puesto 45 el Liverpool. Son tres ligas de fútbol europeas las que entran en la lista. Ninguna liga latinoamericana y mucho menos la Liga MX están representadas.

La Liga MX podría considerarse en el papel uno de los peores negocios en materia deportiva, una liga mediocre y opaca, que cada paso que da demuestra su corrupción, su incompetencia; jugadores sin brillo; un grupo descarado de dueños que actúan como una mafia, pero ante todo la terrible falta de compromiso con la afición y el futbol nacional; los resultados invariables de la siempre mediocre selección nacional son obvios para todos. Sin embargo, es un negocio exitoso para dueños y medios. Un negocio extremadamente lucrativo.

La percepción entre los fieles aficionados de acuerdo con una serie de encuestas realizadas por el diario El Economista, la última de ellas en 2017, muestran que más de la mitad de los aficionados mexicanos consideran a la Liga MX entre regular, mala o pésima. Hasta los conductores de estaciones cercanas a equipos se burlan de los campeonatos organizados por la Federación Mexicana del Fútbol.

Casos como el del equipo d Veracruz a finales del año pasado que fue desafiliado de la Liga MX, por adeudos con FEMEXFUT, porque lo más importante que era el adeudo con jugadores era lo de menos entre un grupo dueños que prefieren hacerse de la vista gorda en temas laborales porque nadie sale limpio en el tema.

De acuerdo con cifras del INEGI dadas a conocer en noviembre de 2019, la Liga MX de futbol representa un negocio en nuestro país superior a los 114 mmdp, las ventas de acuerdo con los mismos directivos de la Liga ascendieron a los 45mmdp y gracias a lo que esa cifra genera a su alrededor se alcanza la cifra primero mencionada. Esto hace del futbol mexicano una industria generadora de un 0.4% del PIB. De acuerdo con la misma revista Forbes en un artículo publicado el 2 de agosto de 2019 y firmado por Iván Pérez, actualmente el club nacional más lucrativo es el actual campeón Monterrey. Pero uno de los equipos más populares del futbol mexicano; el América, se encuentra en un lejano sitio 25 y las Chivas hasta el año pasado el equipo más lucrativo cayó al cuarto lugar. Llama la atención que el América, el monstruo creado por Televisa y uno de los dos equipos más populares del país, es también un negocio mediocre que está muy lejos de alcanzar el éxito comercial del Monterrey o de las Chivas. Lo que muestra que el modelo de negocio de Televisa con su equipo, no está en el equipo, si no en la comercialización de las transmisiones de los partidos, que se ha desplomado en los últimos años.

Mientras las ganancias de la liga de futbol mexicano sean así de grandes, el hecho de que los dueños se planteen cambios o la conquista de otros mercados allende las fronteras, es nula. Por el contrario, los equipos españoles como el Real Madrid y el Barcelona ganan presencia y ventas entre los aficionados mexicanos al futbol. De hecho, es común ver a los jóvenes mexicanos de cierto estrato socioeconómico portar camisetas de diferentes equipos de otras latitudes.

¿Cuáles son los factores que hacen de la Liga MX y de su Torneo de Copa MX espectáculos mediocres con grandes ganancias? Los dos más importantes son la multipropiedad y otra que algunos equipos pertenecen a empresas de medios de comunicación. Lo que es peor el más reciente caso de multipropiedad anunciado en diciembre de 2019 tiene que ver con una empresa de apuestas que es dueña de dos equipos de futbol de la Liga MX, con todas las sutilezas que esto implica. Ya vimos a lo largo de las últimas décadas del siglo XX, la importancia que un equipo cobró gracias a pertenecer a un grupo monopólico sin escrúpulos como le fue Televisa en su momento. No sólo en más de una ocasión las decisiones arbitrales fueron puestas en duda por favorecer al poder económico de Azcárraga Milmo, así como la pésima forma en que se trataba a jugadores y equipos adversarios.

En muchos países la propiedad de un equipo no puede ser la de un grupo de comunicación por las ventajas que esto representa y menos de una empresa que gana dinero especulando con resultados, porque eso es similar a entregar un equipo al crimen organizado, pero lo que queda muy claro; que para la Federación Mexicana de Futbol la honestidad y la transparencia son ideas intrascendentes.

El hecho de que tanto Televisa, como TV Azteca sean dueños de equipos de futbol por un lado muestra lo lucrativo del negocio, pero el abuso en la promoción repercute en la forma ficticia en que los mexicanos perciben a la patética liga como una liga menos mala y tengan cierta fe en sus equipos.00

Por este mismo poder de los medios sobre el futbol, Televisa creó desde los años setenta un negocio alrededor del futbol, que manifiesta en una serie de programas y conductores ignorantes de la mayoría de los deportes y enfocados a tal grado en el futbol, que en muchos casos han olvidado el periodismo deportivo para ser unos émulos de los periodistas de la nota rosa: el chisme y la frivolidad antes que el deporte. Pero las ganancias son tan buenas que nadie los cuestiona o cuestiona el tipo de información que manejan.

El poder de exigir una liga de futbol digna esta en los aficionados que de manera muy sencilla pueden apagar los televisores y dejar de llenar estadios, para que los soberbios dueños y directivos se den cuenta de quien manda en materia deportiva.

Fuentes:

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close