Entretenimiento

Asesinatos del Valhalla otra de crímenes nórdicos

Nunca me canso de las historias de crímenes nórdicas (el famoso Nordic Noir) y Netflix acaba de estrenar una buena, el título traducido desde la visión norteamericana de las cosas es Los Asesinatos del Valhalla, sin embargo, el titulo original de la serie es Brot, la palabra islandesa significa literalmente violación y este título tiene que ver más con el tema y el subtexto de la serie que el más obvio y pedestre seleccionado por Netflix.

La historia como muchas de las series del género, está llena de vueltas de tuerca, de arcos narrativos paralelos igual de interesantes que el principal y que además completan y añaden el cuadro del tema principal de la serie.

La historia creada y escrita por Thordur Palsson, trata sobre tres asesinatos que se cometen en la actualidad, los asesinados se relacionan en su pasado, cuando los tres trabajaban en un orfanato llamado irónicamente Valhalla, el salón donde los vikingos que morían en batalla con honor iban a celebrar sus hazañas con los dioses y las valkirias.

En la serie, en Islandia de finales de la década de los ochenta Valhalla fue una casa hogar para jóvenes hombres de familias disfuncionales, donde los jóvenes internos fueron víctimas de abuso físico, mental y además fueron violados. Un extraño visitante llegaba periódicamente a Valhalla y en un cuarto totalmente oscuro abusaba de uno de los jóvenes internado en el lugar elegido por los tres guardianes del lugar. El abusador cortaba una pequeña parte del antebrazo de su víctima, como un trofeo y un recordatorio.

En un inicio, tras el primer asesinato, la detective Kata (Nina Dogg Filippusdottir), quien espera el ascenso como jefa de su división en el cuerpo policiaco de Reikiavik, es decepcionada pues ese mismo día que se descubre el primer asesinato y se espera el anuncio de su ascenso, su jefe nombra a otra persona de otra división totalmente diferente.

Además, se decide traer a un detective desde Noruega para ayudar con la investigación, Arnar (Björn Thors) aunque es miembro de la policía noruega Arnar nació en Islandia, pero la sociedad protestante en la que creció y su orientación sexual hacen que Arnar sea maltratado y despreciado por su padre hasta que logra el que sea expulsado de la comunidad, entonces un policía Magnus (Sigurdur Skúlason) y su esposa deciden adoptar a Arnar y criarlo. El policía avanza con el paso de los años en el escalafón policiaco y cuando Arnar regresa a Reikiavik Magnus es el jefe de Kata y quien solicita la inclusión de Arnar en la investigación pues está orgulloso de él.

Al mismo tiempo, Kari (GrettirValsson), el hijo adolescente de Kata se ve vuelto en un incidente que termina en la violación de una joven en una fiesta que hace a Kata llevar a cabo acciones de encubrimiento aprovechando su puesto.

Los Asesinatos de Valhalla es una serie tiene como temas la justicia, el poder, el tiempo. A falta de una justicia impartida por la sociedad, la justicia que imparte un ser humano roto por esa injusticia tan humana y sustentada por el poder. Pero principalmente como su nombre en islandés lo indica la violación, en todos sus sentidos; física, mental, en la confianza.

La fuerza de la actuación de Nina Dogg Filippusdotir, se iguala a otras icónicas del género: Sofie Grabol en la inolvidable y esencial Forbrydelsen, y Sofia Helin en Bron/Broen. Porque Kata no es solamente una eficiente y talentosa detective que tiene que ser políticamente alejada del caso, incluso a manera de protegerla, es una celosa, posesiva y ciega madre capaz de hacer cualquier cosa por defender a su hijo. Su personaje se derrumba para volver a crecer y llegar a lugares que únicamente le pueden augurar la muerte. A su lado la construcción del personaje de Arnar contenido hasta el punto de hacer del personaje una especie de autómata, al que sólo parece interesar su trabajo. Que no supera, ni quiere superar a esa familia que lo ha rechazado desde su infancia, que lo ha maltratado y obligado al exilio. El no permitirse tener cualquier tipo de sentimientos, suprimir su humanidad en base a trabajo y ejercicio, lo convierte en un frío e introvertido personaje, que cobra su naturaleza humana cuando bebe.

La serie cuestiona como en otras de estas historias nórdicas la importancia de los medios públicos y su actitud contestaria y sensacionalista que sólo reacciona cuando surge la nota y como parte de generar ratings. Aunque en el caso de los Asesinatos del Valhalla esta representación de los noticieros de televisión no es tan negativa.

Los Asesinatos del Valhalla, enmarca la frialdad de sus personajes y su tema con los hermosos gélidos paisajes de la Isla del norte de Europa.

Con sólo ocho capítulos Los Asesinatos del Valhalla es una miniserie que vale la pena verse.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close