Entretenimiento

Historias del Loop, ciencia ficción en serio

Hace poco al leer el prólogo a una antología de cuentos del escritor de terror Brian Lumley, el mismo autor expresa en el texto su esperanza porque la fiebre de escritores gore pronto desaparezca del género para dar paso a los verdaderos escritores de terror. Algo parecido pasa con la ciencia ficción, donde el género se encuentra secuestrado por el apocalipsis, los viajes en el espacio con historias situadas miles de años en el futuro, aventuras con monstruos intergalácticos y villanos de melodrama por un lado o por dramas tecnológicos que no saben hablar más que Internet y el desarrollo de tecnologías que lo sustituyan construyendo nuevas redes de interconectividad que atentan contra la individualidad del ser humano en aras de un siniestro big brother global.

Amazon Prime lo volvió a hacer y produjo una serie de ciencia ficción del más alto nivel y que nos regresa a los clásicos del género. Historias del Loop es sin duda una de las series más brillantes que se han hecho del género —en la última década, cuando menos—. Basada en el libro homónimo del artista gráfico y escritor sueco Simon Stalenhag, publicado en 2015. La serie fue creada y escrita por Nathaniel Halpern quien ha escrito capítulos para series como Legión y Outcast, entre otras.

Historias del Loop consta de 8 entregas, la historia sucede en la región central de Estados Unidos, en una pequeña comunidad donde la gran mayoría de las personas trabajan para una empresa que construyó un acelerador de partículas bajo tierra llamado Loop. Las historias que se cuentan a lo largo de las ocho entregas nos hablan de 8 momentos diferentes a lo largo de la historia del pueblo y sus habitantes: personas que trabajan en el Loop o que están relacionados con él y la familia que lo creó.

Las historias se cuentan de manera independiente y suceden en un orden, que aunque cronológico, no necesariamente cuentan una historia que lo sea. Protagonizada por Rebecca Hall en el papel de Loretta una científica casada con el hijo del fundador del Loop, Jonathan Pryce como Russ el suegro de Loretta, Duncan Joiner y Daniel Zolghadri como Cole y Jakob los hijos de Loeretta, Paul Sneider es George el esposo de Loretta, Jane Alexander interpreta a la esposa de Russ, Nicole Law es May el crush de Jakob y joven con dotes de ingeniera, Tyler Bernhardt como Danny el mejor amigo de Jakob, Dan Bakkedahl y Laureen Weedman son los padres de Danny y Alessandra de Sa Pereira su pequeña hermana sordomuda. Stefanie Estes interpreta a Sarah la maestra de la escuela y Atto Essandoh a Gaddis, el solitario guardia de la puerta principal de Loop.

Estos son los personajes que aparecerán a lo largo de la serie como personajes principales de un capítulo o incidentales en otros, porque a diferencia de las series y miniseries comunes, Las historias del Loop, presentan capítulos que parecen unitarios aunque no le sean y al final nos demos cuenta de la gran soledad y determinismo que rodea a los personajes, en especial a Loretta y sus seres amados son el tema de la serie.

Lejos muy lejos de ser una serie optimista, Historias del Loop es una bellísima colección de relatos acerca de una comunidad, las relaciones humanas y lo humano demasiado humano que es también la ciencia ficción. La tecnología y temas científicos son marco y pretexto para demostrarnos aspectos fundamentales de la naturaleza humana.

En la parte creativa para que cada uno de los capítulos tengan un estilo personal de contarse la producción decidió dar cada uno de los ocho capítulos a un director diferente; Ti West, un director dedicado básicamente a ese género mal llamado terror, Andrew Stanton que se ha destacado en su trabajo como escritor para Pixar y que también ha dirigido capítulos de Stranger Things, Mark Romanek especializado en cortos y videoclips, Tim Mielants que ha dirigido episodios de Peaky Blinders y de la segunda temporada de The Terror, Charlie McDowell que ha dirigido capítulos de Dear White People de Netflix, la coreana So Yong Kim, Dearbhla Walsh que ha trabajado en series como Fargo, Penny Dreadful, los Borgia, Los Tudor, y Jodie Foster. Cada capítulo guarda la manera de ver la vida de su director. Manteniendo la línea de cada personaje y la estética que dictan los dibujos de Stalenhag; grandes espacios abiertos, con robots y las enormes torres que en ciertos capítulos parecen personajes por sí, cada una de las historias es una obra de autor. Los personajes se vuelven entrañables en ciertas historias y despreciables en otras, pero son sólo seres humanos. Más allá de la tecnología, de los universos paralelos, de los huecos en el tiempo, Historias del Loop es una oda acerca de como lo humano sobrevive a la tecnología y conquista la eternidad, aunque sea por un breve instante. Es acerca de la perfección de un diseño que va más allá de las vulgares o complicadas creencias y cuentos que nos guste contarnos. De lo efímero de esa perfección.

La fragilidad y contundencia en las relaciones humanas que prolongan en el tiempo ya sea por azar o por un diseño divino. Pocas veces he visto una serie de ciencia ficción tan poderosa, tan impresionante por su sencillez y profundidad. No se necesitan peleas interestelares, ni poderosos monstruos capaces de destruir el universo, para que este se colapse ante nuestros ojos a diario y solamente porque esa es la estructura básica de la naturaleza: Cambiar. La emotividad de la serie la acerca más a la poesía que a la prosa.

He tratado de evitar contar nada acerca de la trama, porque creo que una serie como Historias del Loop merece verse sin conocer los hechos, ni las historias, aunque con los comentarios vertidos ya haya sesgado al lector. Creo que todo aquel que guste de una buena historia no puede dejar de ver Historias del Loop.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close