Publicidad

NOS4A2, la influencia y marca de Stephen King

Como cada semana la advertencia; antes de adentrarse en la lectura existen spoilers en el siguiente texto. Lo recomendable es ver primero la serie y después leer.

Terminé de ver por Amazon Prime la primera temporada de la serie de AMC, NOS4A2, una manera muy milenial de escribir Nosferatu. Curiosamente la historia más que de un vampiro es la reinterpretación de otra historia ya contada en los años ochenta del siglo pasado; Christine de Stephen King y el título es un gancho de la más baja calaña.

King es, sin duda, el referente de una serie de historias perturbadoras que nos quieren hacer creer que son de terror, pero siempre he creído que son otra cosa, para bien o para mal. El mundo y personajes del King tienen que ver no con ocultismo, maldad y lo paranormal, si no con lo siniestro del alma humana. King que tiene 72 años no sólo es un prolífico escritor, si no que sin duda al desarrollar de forma tan personal y tan exitosa sus historias y su propia mitología ha influenciado a miles de otros escritores menores y alguno que otro no tan menor con su imaginación.

NOS4A2 no deja dudas de esta influencia de King. Esta serie no se trata de un payaso, el escritor de la novela, un hombre llamado Joe Hill de 47 años y evidentemente ávido lector de King, que escribió la novela homónima que da título a la serie, tomó como lugar de referencia a la infancia la Navidad. Como anécdota una novela de King y como referencia para llamar la atención el nombre de una de las más importantes historias de vampiros del cine. Aunque en la serie no haya seres de la noche que se alimentan burdamente de sangre.

Algunas cosas estan tomadas de las historias clásicas de vampiros. Así como Drácula y el propio Nosferatu de la cinta del expresionismo alemán tienen a su sirviente; Renfield. El pseudo vampiro de la serie Charlie Manx (Zachary Quinto) parece ser sólo un sirviente que lleva a cabo los deseos de su Rolls Royce que lo lleva por Estados Unidos abduciendo a niños y castigando con la muerte a sus padres. La historia no es de vampiros, es sólo una metafora sobre la pedofilia. Algo mucho menos atractivo que si se maneja como una historia de vampiros, o por lo menos para un público diferente.

Aunque Manx también tiene a su propio sirviente: Bing Partridge un inadaptado y asesino serial en ciernes que trabaja para Manx porque tiene la ilusión de entrar a la Tierra de la Navidad, aunque al final le queda claro que esto no sucederá. Bing Partridge es interpretado por el actor islandés Ólafur Darri Olafsson, quien hace el papel opuesto en las dos temporadas de la serie islandesa de Netflix Trapped, donde es un eficiente y bonachón inspector de policía. NOS4A2 no deja de ser una serie de la época; Van Helsing en la serie es una adolescente, Vic McQueen (Ashleigh Cummings) que huye de su realidad a través de un puente que construye desde su subconsciente y que pone en peligro el que el Manx tiene para llevar a los niños robados a la Tierra de la Navidad. Acompañada por una adivina Maggie Leigh (Jahkara Smith), McQueen intentará atrapar a Manx que ha raptado a un niño amigo de cada una de las protagonistas.

Pero el personaje central de la historia es el Rolls Royce, del modelo Wraith, producido por la firma automotriz entre 1938 y 1939, y que regresó a las calles con un nuevo modelo desde 2013 y se sigue produciendo. El de la serie es un modelo 1938 y es el verdadero vampiro y el vehículo que necesita Manx para abrir su puente y llegar a la Tierra de Navidad. Cualquier daño al automóvil se refleja en la condición física de Manx. Wraith significa espectro y muy específicamente al que se ve poco antes o después de la muerte del personaje en cuestión.

El homenaje por no llamarlo de otra manera es directo a la novela de Stephen King Christine, publicada en 1983 y cuya versión cinematográfica estrenada ese mismo año y dirigida por John Carpenter cuenta la historia un adolescente que compra un automóvil Plymouth Fury (que también es un tipo de espíritu, vengativo en este caso) el carro que está poseído, a su vez posee al adolescente y se venga de sus enemigos, destruir al automóvil es destruir al joven.

Las semejanzas son demasiadas. Lo que diferencia a la cinta de la serie, no sé si suceda lo mismo en los libros, es que la serie tiene una estructura más sólida y por lo menos el personaje de Bing Patridge y la forma en que esta interpretado por el islandés Olafsson es extraordinaria. Quinto deja mucho que desear en su papel de Manx, que es sólo una mala caricatura, de una interpretación patética de un monstruo, tal vez por el exceso de maquillaje. La aparición del Manx en las diferentes secuencias no produce ninguna sensación a diferencia de Bing cuyo personaje es el único que tiene un desarrollo en la trama de la serie. Jahkara Smith tiene una actuación loable a pesar de que su personaje de pronto presenta fallas en la manera en que se escribió su arco dramático, mientras que Vic McQueen que debería ser un personaje de una fuerza espiritual y emocional excepcionales es lo suficientemente débil como para no poder evolucionar en la trama, sino simplemente sobrevive como una víctima de la que es muy difícil ser empático. Es mucho mejor el personaje de la madre de Victoria, Linda McQueen (Virginia Kull) una mujer de tal fuerza que su desmoronamiento apenas se nota en tics y vicios. Refugiada en su pragmatismo Linda McQueen evade sus decisiones de adolescencia y el pueblo mediocre y sin futuro en el que viven.

La serie cuya segunda temporada se estrenará a finales de junio, tiene algunos aciertos dentro de muchas fallas. Lo único que hay que esperar es la evolución de Bing, por lo demás la segunda entrega está cantada. Al final de la primera temporada Vic descubre estar embarazada, Manx en coma y el auto casi destruido. Adivinen que va a pasar.

Artículos relacionados

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close