Creatividad

La hoja en blanco

“Voy a hacer ese proyecto que no habían podido hacer” “Debería empezar el libro que quería escribir” “Ahora si voy a pintar”… estos y otros miles de deseos se ven destruidos ante el fatídico “Síndrome de la hoja en blanco”.

Ahora que estamos experimentando este nuevo estado de “la cuarentena”, muchos vimos la oportunidad de echar a andar varios proyectos que teníamos estancados o enterrados tras pesados pretextos como “no he tenido tiempo” “un día de estos” “Ahora que pueda”. Pero cuando nos sentamos frente a la pantalla o al caballete ¡Pum! No pasa nada, no tenemos idea de por donde comenzar, escribimos dos palabras y nos parecen vacías, ponemos dos líneas y sentimos que es basura. Pareciera que estamos queriendo hacer una campaña sin brief.

Efectivamente no hay brief, nadie nos dice lo que tenemos que hacer, por supuesto que no estamos acostumbrados a hacer lo que se nos da la gana, no sabemos si lo que estamos intentando tiene lógica, sentido o futuro, nos hacemos preguntas como “¿vale la pena hacer esto? ¿de qué sirve esto? ¿me estoy haciendo pendejo?”. En este tipo de situaciones confirmo que los publicistas no somos artistas, nos falta oficio… corrijo, no nos falta, no tenemos oficio.

La mayoría de los artistas, cualquiera que sea su disciplina (escribir, pintar, bailar, cantar, etc.) son fieles seguidores de su rutina. Los publicistas no somos diferentes, tenemos rutina, pero no se parece a la del artista ¿por qué creen? Pues porque no somos artistas.

No escribo esto para que se desanimen, al contrario, busco que al enfrentarse a la hoja en blanco o al autosabotaje, se den tiempo para recapacitar y entender que están haciendo algo nuevo (o algo que no hacían en mucho tiempo en el mejor de los casos), por lo tanto, deberán ir paso a paso. Para los que hacen ejercicio, saben que no comenzaron por un maratón, primero debieron tener el hábito de salir a correr a la misma hora, el mismo tiempo, y poco a poco fueron aumentando la distancia y mejorando los tiempos. Tanto para hacer ejercicio como para escribir, pintar, bailar o cantar, lo primero es tener condición, aguantar y para lograrlo hay que hacerlo diario y durante un tiempo mínimo.

Se van a topar con la hoja en blanco, tal vez empiecen por escribir el título, por poner dos rayas, al siguiente día van a cambiar todo, al siguiente día se darán cuenta que llevan varias horas invertidas sin ningún aparente avance, al siguiente día volverán a empezar, al siguiente día tal vez tengan una mejor idea, al siguiente día pondrán una vez más el título, al siguiente día… Así, hasta lograr completar ese proyecto que tenían entre manos.

Deseo que al término de esta desafortunada temporada hayan logrado hacerse al hábito, si durante el proceso se atoran y quieren platicar con alguien, con todo gusto los leemos en nuestras redes sociales: Tw-@conveymx, Fb/InG-@Convey Publicidad.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close