Publicidad

No te mientas más publicidad

No estás funcionando porque hacés casi todo mal. Los clientes no saben elegir a sus agencias.

Hacen unos concursos tontos que llamás pitches para que suenen más importantes.

Pero están mal hechos: están diseñados para que las agencias compitan entre ellas presentando campañas.

Así el cliente termina con una campaña cuando en realidad estaba buscando una agencia.

Lo que deberías hacer es una lista de la publicidad que más te gusta, averiguar quiénes la hicieron, llamarlos, contarles cómo esta funcionando tu marca, escucharlos y después decidir con quiénes tuviste mejor química y te parecieron mejores socios.

Sí, leíste socios.

Seguí tratando a tus agencias como proveedores y vas a terminar en quiebra.

No te mientas más publicidad.

No estás funcionando porque las agencias son malas.

Las excepciones confirman la regla.

Y son malas porque le pagan muy mal al talento.

El dinero se concentra en la cúspide de la pirámide, justamente donde está la gente que no puede hacer ninguna diferencia para las marcas de la agencia.

Para abajo, pagás poco y cada día peor.

Es por esto que las nuevas generaciones de talento ni se plantean trabajar en publicidad.

No te mientas más publicidad.
Porque pagás mal, el resultado es que tenés ideas mediocres.
Que estás disfrazando con cosas que mandás a los festivales que están hechas para festivales.
Qué paradoja: cada día trabajás peor y cada día te entregás más premios.
Y en esos festivales dan conferencias personas que no son de tu sector.
¿Cuándo fue que dejaste de tener ídolos propios?

No te mientas más publicidad.
Cada día tenés menos relevancia en la cultura de la sociedad en la que presumís actuar.
¿Hace cuánto no se canta un jingle en una cancha de fútbol?
¿Hace cuánto que no se hace un jingle?
¿No será esta la mejor razón para hacer tan siquiera uno?
¿Se puede silbar un algoritmo?

No te mientas más publicidad.
Estás tapando con data tu carencia de ideas.
Las ideas no aparecen porque nadie las busca.
Todos corren atrás de números como si éstos fueran infalibles.
No lo son, publicidad, reconócelo.
Y si lo fueran, tampoco serían taaaan infalibles.
Lo que usa todo el mundo no puede destacarse.
En el arte de comunicar, los números jamás le ganarán a las letras.

No te mientas más publicidad.
Seguís adorando la audacia ajena.
¿Para cuándo la tuya propia?

Podrás pensar que te escribo todo esto porque ya no te quiero.

Todo lo contrario.
Te amo más que nunca.

Este mundo post pandemia que nos quedará será un mundo quebrado, mal herido, que necesitará ideas nuevas que sólo podrán ser hechas por ojos frescos, por ojos de enamorados.

Por eso te ruego que no te mientas más.

Enfocáte en las personas. En aquello que las emociona, atormenta, enamora, seduce, mueve… Y poné los recursos necesarios para que gente muy talentosa, trabajando en equipo, confiando y respetando las habilidades distintas que los buenos equipos tienen, sean capaces de crear y producir esas ideas increíbles que podés llegar a tener.

Las ideas que te dan ganas de…

No te mientas más publicidad.
Salí de esta crisis, mirándote al espejo y diciéndote la verdad.

Dejá de padecer los estertores de lo que ya fue y empezá rápido de nuevo.

Salí del final y volvé al principio.

Puta, qué emocionante…

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close