Publicidad

Sin salas y con estrenos extraordinarios

Justo la semana en que comenzó el confinamiento estaba por estrenarse en las salas de cine una película española que he estado esperando en los últimos meses titulada Mientras dure la guerra dirigida por Alejandro Amenábar y que cuenta la historia de la posición política de Manuel de Unamuno durante la Guerra Civil Española, una de las producciones sobresalientes del cine español el año pasado. A manera de compensación Netflix estrenó en estos días de encierro La trinchera infinita, otra producción española del año pasado, también sobre temas relacionados a esa guerra fraticida que marcó la vida de España el siglo pasado.

La cinta que ganó en la pasada entrega del Premio Goya, el mayor premio otorgado por la industria cinematográfica española, 2 premios; el primero al mejor sonido y el segundo a la actriz Belén Cuesta como la mejor actriz del año pasado en el cine español. La cinta cuenta la historia de un hombre que para escapar de las fuerzas franquistas y de la represión y asesinatos promovidos por este dictador, pasa más de treinta años encerrado en su casa; escondido. La cinta está basada en el hecho real de casos documentados de españoles que vivieron en estas condiciones, de hecho, esta no es la primera cinta sobre el tema, yo recuerdo una protagonizada y dirigida por Fernando Fernán Gómez titulada Mambrú se fue a la guerra que se estrenó en México en una Muestra Internacional de Cine en la década de los ochenta. La trinchera infinita es sin duda una película muy potente y con un par de excelentes actuaciones, el hecho de que no se haya estrenado en las salas de cine de México creo que le da una mayor visibilidad y accesibilidad a las audiencias como en su momento sucedió con Roma de Cuarón o La balada de Buster Scruggs de los hermanos Cohen.

 Otro ejemplo de la importancia de los estrenos en las diferentes plataformas de internet ha sido el estreno de una de las mejores películas mexicanas que he visto en los últimos años: Ya no estoy aquí, dirigida por Fernando Frías y con la actuación de Juan Daniel García Treviño. Sobre una subcultura de jóvenes regiomontanos que ha sido eliminada, como otras por la cotidianidad de narcotráfico en nuestro país. La película mexicana es sin duda uno de los grandes hits de la plataforma y sin duda miles de espectadores en México y el mundo la han visto en estas semanas, algo que difícilmente hubiera logrado de estrenarse en salas cinematográficas.

Esa diferencia entre la cinta española y la mexicana; una producida para las salas, la otra producida por la plataforma para exhibirse en la misma, lo que permite su estreno a nivel mundial en un solo día y no tiene que hacer un circuito de salas cinematográficas y una estancia en las mismas que depende su comportamiento en la taquilla, a diferencia de las ventajas del on demand. 

También Amazon Prime ha entrado ya en la producción de películas y uno de sus estrenos; The Vast of the Night, otra de las películas que he visto en este encierro, es una extraordinaria historia de ciencia ficción que no requiere de llamativos efectos especiales que por lo general distraen al espectador de la verdadera falta y fallas en la trama. Con una puesta de cámara que es demencial y nos da ese ritmo que el director Andrew Patterson imprime para acentuar la incertidumbre y ansiedad de los personajes.

Estas y otras películas, que estuvieron pocas semanas en la cartelera, se pueden disfrutar desde la comodidad de casa, con todo lo que esto implica en todos los sentidos y a pesar de todo lo que muchos objetan de la opción. Lo cierto y obvio es que las cadenas de exhibición cinematográfica están obligadas a replantear su modelo de negocio ahora que se vuelvan a abrir.

Cinépolis de hecho mantuvo durante la cuarentena su servicio en línea con su plataforma Cinépolis Klick y aunque anuncia un mínimo de salas abierto, su negocio en los pasados meses estuvo en su servicio en línea.  

En estos días de cuarentena se popularizó, también, la plataforma de FilminLatino y su oferta de películas mexicanas que no es fácil ver. 

Los tiempos de crisis son también de oportunidades. El regreso paulatino que en las próximas semanas se dará a las salas de cine, más allá de las precauciones y de los temores que la nueva realidad puedan implicar, obligará a las empresas exhibidoras a crear estrategias y ofertas para recobrar a los visitantes de una manera que vuelva a ser redituable para ellos y atractiva para el espectador que hoy tiene otras ofertas que son llamativas y más económicas. 

¿Por qué habría de abandonar la comodidad y ventajas que me da estar en casa, para enfrentarme a gente que habla durante la exhibición de la película o que no pone su teléfono en vibrador?

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close