GeekInnovaciónLife StyleTecnología

La tecnología: El motor para la inclusión financiera

Alrededor de 2500 millones de personas no utilizan servicios financieros formales y el 75% de los pobres no tienen cuenta bancaria. La inclusión es clave para reducir la pobreza e impulsar la prosperidad

El tema de la inclusión financiera como factor determinante para impulsar la prosperidad es un hecho. Ahora bien, en tiempos tan complicados como los que estamos pasando, ¿cómo podemos hacerlo posible? Aquí viene la segunda vertiente, la TECNOLOGÍA y la implementación de ella de la manera correcta.

Desde 2010, muchos países están comprometidos a darle impulso a la inclusión financiera, han creado estrategias y las están implementando en su día a día. Logrando avance, pero aquí esta nuestro reto. En el modelo de transformación digital que se trabaja en México, con tanta esperanza y ventajas en su entorno, donde hemos fomentado la competencia permitiendo a las instituciones bancarias y no bancarias innovar y dar las oportunidades de servicios financieros a muchas personas que antes no las tenían.

Pero, aunque muchas instituciones estén innovando, estas medidas carecen del cumplimiento de reglamentaciones y medidas de protección que sean certeras y confiables al 100%.

Para lograr que la implementación de las tecnologías y técnicas de análisis de datos en el sistema financiero sean exitosas, es fundamental que el modelo de negocio sostenibles y que su desarrollo se adapte a las necesidades particulares de los consumidores. Además, desde la regulación, también se requiere la posibilidad de crear productos financieros de forma no presencial y que, como medio de conocimiento del cliente, se acepte su identidad digital, con el fin de mantener un balance entre los nuevos requerimientos del mercado, la estabilidad del sistema y la protección a los consumidores.

En este contexto es que la verificación de identidad se basaba en interacciones humanas y documentos físicos, principalmente emitidos por los gobiernos. Sin embargo, en el mundo de hoy, donde la digitalización implacable y la conectividad 24/7 continúan transformando la vida cotidiana, ya no se puede confiar únicamente en esos modos de identificación física.

El particular aumento de teléfonos móviles a nivel mundial te permite tener acceso a servicios financieros a un costo muy bajo. Y, por ende, debería tener un menor riesgo. La prevalencia de la banca por internet y los avances están permitiendo que no solo dependamos del efectivo y tener una economía más autónoma y resiliente.

Por otro lado se encuentra la Ley para regular las Instituciones de Tecnología Financiera (Ley Fintech), es un punto importantísimo y debemos tenerlo en cuenta para equilibrar las regulaciones, promover la innovación y sobre todo proteger al usuario.

Y hoy, las empresas siguen teniendo la necesidad de tener los documentos en físico, y estamos hablando de 5 o 6 diferentes entre fotos, credenciales, comprobantes de domicilio, etcétera. Todos estos documentos, que solo sirven para comprobar que eres quien dices ser, quedan resguardados en muchos lugares y visto por una gran cantidad de gente. Necesitamos una herramienta que nos permita expedir, intercambiar y verificar identidades digitales de una manera sencilla y continuamente verificable.

Las expectativas de los consumidores también han cambiado. Buscan más conveniencia, tiempo real, diseños que prioricen el teléfono móvil para una experiencia fluida y, al mismo tiempo, ven todas las filtraciones de datos en los titulares, por lo que la privacidad de los datos se ha convertido en una preocupación real para muchas personas que requieren más seguridad y confianza y que se garantice la privacidad y la protección de los datos.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close