DigitalGeekInnovación

Esports en México: la mina de oro en espera de ser dinamitada

Los esports en México podrían crecer hasta en un 30% en los próximos cinco años, previendo que supere la popularidad e ingresos de los deportes tradicionales.

En 2019, la CONADE (Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte) otorgó el título oficial de deporte a los esports con el registro de la FEMES (Federación de Mexicana de Esports). El hecho marcaría al negocio de los videojuegos competitivos como asunto serio gracias al empuje incesante de la comunidad gamer para subirlo a tal estatus.

En el mismo año, el Tec de Monterrey invirtió 100 mil dólares para construir en su campus de Guadalajara la primera primera arena exclusiva para esports como sede nacional para fomentar la competencia universitaria. Por su parte, el pasado febrero se inauguró la Arena eSports Stadium en la CDMX, la cual es el primer recinto dedicado a los esports en vivo en América Latina.

Los eventos mencionados son evidencias de que el negocio se desarrollará como nunca. La consultora Newzoo indica que del 2015 a la fecha, el sector mexicano avanzó 6.6% interanual con un valor actual de mil 800 mdd (cifra superior a lo que generan deportes populares como el béisbol y el basquetbol), mientras que Services LLC (agencia especializada en datos de esports) destaca que podría crecer hasta en un 30% para 2025.

No hay que perder la pista de que cada año se multiplica la cantidad de mexicanos conectados a internet, y que el uso de videojuegos como dispositivos de conexión a la red aumentó de manera considerable en 2019, pues creció un 45% más que en 2018, de acuerdo a la Asociación de Internet.mx. Además, México cuenta con jugadores de primer nivel como Leonardo López Pérez, conocido como MKLeo, rankeado como el mejor del mundo en Super Smash Bros. Ultimate.

Si el país es un paraíso en potencia de los deportes electrónicos y dispone de todas las bondades para ser un mercado estratégico, ¿qué lo detiene? Eduardo Peláez, experto en estadísticas y apuestas deportivas de Strendus, la plataforma de entretenimiento más segura y confiable de México, menciona que todavía existen áreas de oportunidad en comparación con otros países más desarrollados como Estados Unidos, China, y Corea del Sur.

Si bien México se consolida como un terreno fértil para el desarrollo de los esports, el reto está en profesionalizar a la industria. La FEMES resalta que de los 70 millones de videojugadores sólo el 10% compiten en grandes ligas. Sin embargo, con una generación de jóvenes interesados en ser profesionales como jugadores, en desarrollo de videojuegos, y tecnología interactiva, el país no carece de potencial como mercado competitivo, sino de ingresos para lograrlo, subraya Peláez.

El especialista deportivo agrega que desafortunadamente las empresas y marcas desconocen la rentabilidad de los esports. De igual modo, las pocas compañías en el negocio no definen cláusulas laborales formales; no hay edades límites para competir, ni gestión adecuada de salarios, por lo que es necesario trabajar en un marco legal que regule como en otras disciplinas.

Otro elemento interesante son los juegos móviles. La tendencia indica que los gamers se mudarán de las consolas y las PCs a los smartphones, lo que abre la posibilidad de experimentar en un terreno desconocido. El gaming móvil se fortalecerá en México gracias a que los celulares son dispositivos más accesibles y a la entrada de la tecnología 5G que permite mejores condiciones para la competencia.

Con las cartas ganadoras en la mano, el país es una mina de oro de los esports a la espera de ser dinamitada. Si existe una fase del desarrollo para invertir en equipos de élite, ampliar las liga a otros horizontes, o construir infraestructura especializada, esa es ahora. Hasta hace poco México era segundo lugar en LATAM por detrás Brasil, con el empuje idóneo no sabemos hasta dónde llegará, remarca Peláez.

En suma, la prominente atención por los esports y su masiva popularidad no deben pasar desapercibidos. Riot Games (la desarrolladora de League of Legends) pone de relieve que México es un punto táctico por el tamaño de su población y economía. Asimismo, como un mercado joven y con la correcta inversión, los esports estarán listos para brincar al siguiente nivel comercial.

 

 

Etiquetas

Artículos relacionados

One Comment

  1. Esto se está descontrolado, imagina que hasta el Comité Olímpico Internacional está estudiando incluir los deportes electrónicos como una modalidad más de deporte. lo veo complicado, pero después de una pandemia que todo lo detuvo, lo veo posible 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close