Entretenimiento

Paraguas de Gorriones

Vale como siempre la advertencia; este texto contiene spoilers, si no has visto la serie y te disgusta que te cuenten lo que pasa, primero vela, después lee el texto y espero tus comentarios.

Tristemente, la segunda temporada de The Umbrella Academy, la producción de Netflix de la novela gráfica de Gerard Way, resulta pan con lo mismo y no difiere mucho de varias decenas de series similares. Como muchas otras historias y narrativas, la serie se recrea en líneas del tiempo alternas y son las diferencias de esas nuevas líneas de tiempo, al afectar la cotidianidad las que crean nuevas aventuras de los protagonistas, lo que casi siempre ayuda a olvidar hilos narrativos que parecían haber quedado sueltos en la temporada anterior.

En el caso The Umbrella Academy, lo que persiste es la importancia que tienen por lo menos para 5 (Aidan Gallaher) los lazos familiares y que finalmente parecen tener una y otra vez consecuencias catastróficas para la familia Hargreeves y el mundo. Así, al inicio de la segunda temporada y después de haber salvado a su familia del apocalipsis -que fue donde nos quedamos el año pasado-, el salto en el tiempo resulta ser uno que termina mucho más atrás en la línea del tiempo, de lo que a 5 le hubiera gustado, pero además los diferentes miembros de la Academia, llegan a Dallas en diferentes momentos en el tiempo. El lapso de tiempo de llegada de los siete protagonistas se da en un intervalo de tres años de 1960 a 1963. El último en llegar a la ciudad texana es 5 que descubre una vez más que el apocalipsis esta por ocurrir y acabar con la familia y con el mundo, Hazel (Cameron Britton) quien también ha llegado hasta el momento del apocalipsis le entrega a 5 un maletín para transportarse y sin que el adolescente se de cuenta le deja una cinta de 16mm en la que se revela la presencia de Reginald Hargreeves (Colm Feore), el padre adoptivo de los miembros de la Academia, durante el atentado que costó la vida al presidente de Estados Unidos John F. Kennedy.

5 tiene que regresar unos días atrás para encontrar a los miembros de la Academia y tratar de advertirles y unirlos para impedir el fin del mundo. La segunda temporada tiene nuevos personajes; Lila (Ritu Arya) una supuesta enferma mental que se encuentra recluida en el mismo hospital psiquiátrico que Diego (David Castañeda), al que por sus acciones extremadamente violentas y su obsesión por salvar Kennedy se le ha recluido en ese hospital. Los Suecos, tres asesinos de esa nacionalidad que han sido enviados por La Comisión para matar a los miembros de la Academia y Elliot (Kevin Rankin) un nerd que ha documentado la llegada de cada uno de los Hargreeves a Dallas y que piensa que son extraterrestres, en un guiño a ET. La Operadora (Kate Walsh) planeara cómo acabar con la Academia y consumar su venganza contra 5.

De la misma forma que otras series, la segunda temporada parece ser sólo el preámbulo para la tercera temporada donde la consecuencia de la creación de una nueva línea de tiempo y una nueva historia donde los seis miembros de The Umbrella Academy habrán de enfrentar a la Academia del Gorrión creada por el mismo Reginald Hargreeves y de la que no conocemos aún a todos los integrantes, aunque sabemos que Ben está vivo y podemos pensar que la versión mayor edad de 5 es parte de esta otra Academia.

La situación que cada uno de los miembros de la familia enfrenta en la racista Texas de los años sesenta, pone a cada uno de los miembros de la Academia en un lugar especial que en teoría podría hacerlos madurar pero, tiene que sólo demuestra que son los mismos niños egoístas de siempre y aunque al final descubren la fuerza del amor fraternal y tal vez ese sea uno de los subtemas de la siguiente temporada una vez que al regresar, o al creer hacerlo, los miembros de la Academia se enfrentan con que su padre no ha muerto y que este ha entrenado a un grupo diferente.

Las líneas argumentales de Vanya (Ellen Page) siempre con cara de mártir de estampita católica y siempre la razón y causa de la destrucción del mundo, Allison (Emmy raver-Lampman) y Luther (Tom Hopper) son solo rellenos en la acción principal, aunque cumplen con dos funciones de la producción incluyente que caracteriza a Netflix.

Sin demérito del personaje de Klaus (Robert Sheehan) que es un muy buen personaje y está muy bien actuado, la serie se la lleva sin duda alguna Gallagher que desde la primera temporada resalta con su personaje de un viejo encerrado en el cuerpo de un adolescente, y solo basta ver al joven actor en la secuencia del bar de Dallas cuando enfrenta a su versión adulta para ver como es mucho más creíble su actuación que la del actor que lo interpreta como viejo. La secuencia en la que 5 asesina a toda la directiva de La Comisión es sin duda la mejor de toda la segunda temporada; la puesta en escena, la puesta en cámara, el guion, la edición y sobre todo la actuación de Gallagher son impecables y sin duda es una de las mejores secuencias de acción del 2020.

Otra de las cosas que se agradece de la serie es el cada vez menos sentido del humor negro con el que se visten algunas secuencias, porque con todos los lugares comunes y las acciones predecibles una risa donde no lo esperábamos le da vida a la temporada. The Umbrella Academy, está muy lejos de ser una de las mejores series de este año, pero como sucede en otras series con personajes sólidos, se puede esperar una tercera temporada que mejore esta triste segunda, por lo que no está de más verla.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close